Empresas Coppel: historia de un homicidio

En una muestra más de autoritarismo sin sentido, La muerte de 6 trabajadoras en Sinaloa solo es una pequeña muestra de las terribles condiciones en las que laboran los empleados de empresas como Coppel.  Esta es la verdadera cara de la burguesía, esta es su moral, gente sin ningún  tipo de escrúpulos que no les interesa la vida de sus trabajadores y sus familias. Su único interés es la máxima ganancia, arrancándoles hasta la última gota de sudor o de sangre. Así es como estos “exitosos” empresarios han hecho sus grandes fortunas, a costa de largas jornadas laborales y bajos salarios que pagan a sus empleados.
Los trabajadores somos los que realmente producimos las riquezas. Nosotros deberíamos ser los dueños del fruto de nuestro trabajo, quienes se apropian de las ganancias son delincuentes que se roban lo que otros producen. Ningún burgués con sus propias manos seria capaz de crear o producir nada, estos paracitos se vuelven millonarios como ya dijimos a costa de la explotación y robo de sus empleados.

COPPEL
Las empresas Coopel son de origen mexicano. Luis Coppel Rivas y su hijo Enrique Coppel Tamayo en la década del 40 abrieron una tienda de regalos, para después vender a crédito radios y relojes en Mazatlán Sinaloa, de ahí en adelante parece que todo fue fortuna. Ahora  Coppel es una de las empresas departamentales con mayor influencia en el noroeste, norte y pacífico del país. En Sinaloa cuenta con cerca de 57 tiendas y en todo el país con mas de 700.
Ahora los dueños de esa “respetable empresa” son los nietos Enrique Coppel Luken y Agustín Coppel Luken. Ésta información que se puede encontrar fácilmente nos haría pensar que estos señores han heredado una fortuna surgida honestamente, pero en realidad es todo lo contrario. Estas “respetables” personas son de una clase social, pertenecen a la burguesía. Estos siempre estarán de lado de los poderosos y pudientes. Siempre tomarán decisiones que no afecten sus privilegios. Incluso aunque este en riesgo la salud o la vida de los trabajadores.
Solo habría que preguntar a un solo trabajador, para conocer en qué condiciones laboran. No ganan mas de 3 mil pesos mensuales, son trabajadores sin prestaciones, no crean antigüedad, trabajan mas de 8 hora diarias, en ocasiones los hacen trabajar horas extras que nos les pagan, si tratan de organizarse son inmediatamente despedidos, pero además en muchos casos les hacen firmar su renuncia al contratarlos.
Esta documentado cómo a los trabajadores les hacen pagar las mercancías que se roban o se extravían, aunque ellos no sean los responsables. Algunos al mes les descuentan 500 pesos de su ya de por si raquítico salario.  Ahora los centenares de casos de extorsión a los consumidores, y principalmente a los que utilizan las tarjetas de crédito Coppel.  Todo esto deja en claro que su dinero lo han obtenido de la manera más deshonesta.
También las empresas Coppel han crecido rápidamente auspiciadas de los gobiernos de derecha del PRI y del PAN, por que los dueños no han tenido recato en mostrar sus preferencias partidistas. En el estado de Sinaloa es público su respaldo económico a los candidatos surgidos del PRI. En las elecciones presidenciales del 2006 ordenaron a sus 25 mil empleados votar por Felipe Calderón, siendo cómplices del fraude electoral.

LA TRAGEDIA
El 10 de noviembre cerca de las 10 de la noche comenzó un incendio  que duró 9 horas en la tienda Coppel Hidalgo en Culiacán, Sinaloa, donde perdieron la vida 6 trabajadoras. Las mujeres murieron calcinadas e intoxicadas. Las empleadas realizaban un inventario en la planta alta del inmueble, pero con todos los accesos cerrados con cortinas de acero y candados. Incluso las mismas trabajadoras se comunicaron con sus familiares para informales que había un incendio y que no podían salir por que estaban encerradas.
Así pues los socorristas les fue imposible salvarlas por que no pudieron pasar, además de que los directivos encargados de las llaves, no se encontraban en el lugar. Y esto porque en las jornadas nocturnas los gerentes se van, cierran y no abren hasta la mañana siguiente como lo informaron algunas cajeras de la tienda. Algo más quedó al descubierto, ninguna de las tiendas Coppel cuenta con sistemas de seguridad para incendios, entre otras anomalías.
Ante el escandaloso caso la empresa Coppel piensa pagar 240 mil pesos por seguro de vida y 400 mil para reparar o adquirir casas para las familias de las victimas, pero el daño es irreparable y se quiere en escancia dejar todo como si nada hubiera pasado, con la ayuda del gobierno Calderonista. Como sucedió con el caso de la guardería ABC.
Existen otras tiendas que tienen el perfil de la Coppel, podemos mencionar Elektra, Wal Mart, Soriana, etc. En esas tiendas existe mucho descontento, sin embargo los trabajadores no han dado el paso hacia adelante. Nuevas jornadas de lucha se acercan en el país, y no es descartable que los trabajadores de estas tiendas en un momento dado pierdan el miedo a ser despedidos y salgan a luchar por mejorar sus condiciones de vida. Lo más visible es el 2012, ahí seguramente los trabajadores demostrarán su rechazo a los partidos de derecha (PRI y PAN).

Escrito por: 

Guillermo Flores

Fecha: 

diciembre de 2010

Periódico: 

Nacional: