La revolución de Independencia de 1810

No hay proceso revolucionario que aparezca como un rayo en cielo sereno, en realidad todo estallido del movimiento de masas es resultadote un proceso de acumulación de tensiones que implica la incapacidad de las clases dominantes para seguir gobernando como hasta ahora y por el otro la imposibilidad de las masas para seguir soportando el viejo régimen por más tiempo.

En el caso del proceso revolucionario de 1810, este no se puede explicar sin el conjunto de acontecimientos que se desataban en finales del siglo XVIII y principios del XIX.

A nivel mundial el estallido de la revolución industrial en Inglaterra ponía en profunda crisis la subsistencia de imperios coloniales de tipo semifeudal como el español, el cual había vivido una serie de descalabros que la habían convertido en la esfera europea como una potencia demedio pelo.

La revolución de independencia norteamericana, así como la revolución francesa habían generado una gran expectación en el sentido de los sectores ilustrados del bajo clero y sectores medios del ejército en la posibilidad de una reforma que diera pie ala independencia de México. En 1808, en el marco de la invasión napoleónica a España había sido frustrado a sangre y fuego un intento, digamos “institucional” de independencia por parte de los funcionarios criollos del ayuntamiento de la ciudad de México.

Por supuesto a pesar de la derrota, 1808 significó el cierre de toda esperanza entre los sectores ilustrados del bajo clero y el ejército. Desde entonces se comenzaron a fraguar una serie de conspiraciones con el fin de, por la vía del levantamiento, obligar a España concederla independencia de su principal colonia.

La revolución burguesa

A finales del siglo XVII, en España, la casa de los Habsburgo (estirpe que gobernó durante los siglos anteriores) se queda sin descendencia y se inicia una lucha por la corona española. La victoria de Felipe V (de la casa de los Borbones) en la guerra de sucesión española, permitió al nuevo monarca emprender una serie de reformas cuyo fin era centralizar el gobierno, sanear las finanzas públicas y reorganizar las fuerzas armadas. Crearon las Intendencias que disminuyeron el poder de los virreyes, la nueva burocracia redujo la importancia de las Audiencias (institución colonial) y limitaron el poder de los monopolios comerciales de Caliz, México y Lima al establecer los nuevos consulados y decretar la libertad de comercio; dichas reformas se les conocen como las reformas borbónicas.

Las reformas borbónicas hacían prácticamente imposible que un criollo ocupara algún cargo por lo que el rechazo a la corona era generalizado en este sector. Por otra parte algunos sectores de españoles peninsulares empezaron a ver con desagrado las nuevas reformas ya que consideraban que eran muy liberales, ellos tenían el poder político pero no el económico que lo tenían algunos criollos, por lo que se da una lucha de clases entre estos.

Durante la colonia, la Nueva España no era controlada militarmente por la Corona, se da el ejército hasta 1766 por cuestiones internacionales. Francia es derrotada por Inglaterra en la guerra de los 100 años por ver quien controlaba el comercio mundial. España era aliado de Francia y temieron que Inglaterra invadiera las colonias por lo que se crea el ejercito. En éste se alistaron cientos de criollos y mestizos entrenados por los españoles, entre los que destaca Aldama, Abasolo, Allende, Iturbide, Santana, etcétera; ellos son los que dominarían México durante la primera mitad del siglo XIX.

Contexto

Fernando VIIEl estallido de la Revolución Francesa (1789) desencadeno un prolongado ciclo de conflictos bélicos en Europa que haría cada vez más difícil la política exterior de las monarquías ibéricas. A partir de 1793 España estuvo envuelta en guerras europeas; en lo que a las indias respecta, la consecuencia mas grave fue la dislocación del comercio trasatlántico que fue suprimido por el eficaz bloqueo marítimo de Inglaterra.

España se une a los demás monarcas de Europa contra la republica francesa. El humillante tratado de paz que puso fin a la guerra, ató de manos a la Corona y preparo su derrota con Felipe VII.

Desde 1807 Napoleón había sido autorizado para pasar por España para invadir Portugal, pero una vez que entraron en la península decidieron deshacerse de los Borbones y e impone en la corona española a su hermano José. La ocupación de su ejército sobre España provocó un heroico levantamiento en toda la península ibérica. El 2 de mayo de 1808 Madrid se levanta contra los franceses, así dio inicio la revolución española.

En ausencia del rey la soberanía recaía en el pueblo, cada junta provincial actuó como gobierno independiente. Surgida la necesidad de unificar la defensa se reunió la junta central que era una especie de comité nacional de gobierno cuya tarea era dirigir la lucha de liberación. El 24 de septiembre de 1810 se convirtió en asamblea nacional con representantes incluso de provincias de América.

Las cortes declararon en su primera cesión que si en un organismo integrado por el representante del pueblo, en ella reincide la soberanía nacional. Se procedió entonces a dividir en 3 ramas las tareas del gobierno: legislativa, ejecutiva y judicial, siendo la primera la más importante.

Durante el lapso donde estuvieron reunidas las cortes, hicieron todo lo posible por transformar el mundo hispánico, abolieron instituciones feudales, suprimieron el tribunal inquisidor, impusieron un control más rígido a la iglesia. Estas y otras reformas fueron plasmadas en la constitución de Cádiz de 1812 la cual creo un estado unitario con leyes iguales para todas las regiones, Esta constitución inspiro a Morelos y a cientos de mestizos y criollos en toda América Latina que iniciaron una lucha mas conciente por la independencia con el objetivo de formar estados nación de corte liberal.

Hispanoamérica

Las juntas locales organizadas en América tropezaron con la oposición de la intransigente burocracia imperial. Esta actitud empujo a muchos criollos a optar por posiciones más radicales y algunos de ellos empezaron a abogar por la independencia. Los radicales estaban en minoría ya que la mayor parte de los americanos, al igual que los españoles peninsulares, deseaban sencillamente obtener autonomía.

La región de Buenos Aires seria la primera en consolidar su posición autonomista y, con ella, una autodeterminación política que iba a resultar irreversible. Sin embargo, fue el temor el que obligo a la oligarquía criolla a instaurar su junta en mayo de 1810. Fuera de Buenos Aires la junta halló generalizada resistencia a sus esfuerzos por controlar todo el virreinato.

En Nueva Granada (Hoy Colombia), desde mayo de 1810 comenzaron a aparecer juntas, primero en Cartagena luego en Santa Fe de Bogotá y en otras ciudades. Actuaron cada una por su cuenta y sus relaciones mutuas fueron escasas, difíciles e incluso hostiles, mientras que en otras zonas del virreinato se extendía el fidelísimo (al virreinato). El resultado fue la extensión de la lucha entre autonomistas y fidelistas.

En Venezuela, con la pretensión de asegurarse la absoluta y universal libertad de comercio que convenía a sus intereses, los grandes productores de cacao organizaron en Caracas su correspondiente junta que tubo una existencia precaria pero que alcanzo a proclamar en 1811, su independencia y republicanismo. En otras regiones de Venezuela menos ligadas al cacao, la junta de Caracas fue rechazada por pensar que la menor descentralización política iba a provocar un caos.

Al tiempo que se batía las fuerzas revolucionarias de México contra Calleja, en España desarrollaron una verdadera guerra contra los ejércitos napoleónicos, para 1814 casi toda la península había sido liberada. La aplastante mayoría de los miembros de las cortes se habían comprometido a defender el principio de la monarquía constitucional. La mayoría de los diputados de las cortes tenia la certeza de que el Rey debía aceptar el nuevo orden; sin embargo, a la caída de Napoleón regresa Fernando VII y se da cuenta que tenia aun apoyo de la burocracia, el clero y numerosos ultraconservadores y toma la decisión de disolver las Cortes y la anulación de todas las leyes por esta emitidas. Los revolucionarios y aventureros fueron encarcelados y sufrieron 6 años de despotismo que provocó el levantamiento del pueblo para restablecer la constitución.

Conflictos en España

En la Nueva España la conspiración inicio al tiempo que fue ocupada la península por Napoleón; propusieron la creación de una junta de Gobierno, semejante a las que funcionaban en España contra el invasor, con la esperanza de que le poder pasara al pueblo, es decir, a los criollos ricos. La reacción de los peninsulares no se hizo esperar. Temiendo que la colonia se independizara y con ello se acabara sus privilegios encarcelaron a los rebeldes.

El estallido

En la madrugada del 16 de septiembre de 1810, en el pueblo de Dolores, de la intendencia de Guanajuato, al mando del cura Miguel Hidalgo, cientos de campesinos, mineros, indígenas y mestizos se lanzaron a la insurrección.

Cuales quiera que fuesen los propósitos del pequeño grupo de conspiradores, dos años de sequía, desempleo y hambre en la región, convirtieron aquella lucha en una enorme revolución. El alzamiento de Hidalgo fue visto por los españoles, tanto criollos de las clases altas como peninsulares, como una revuelta india en todo semejante a la de Tupac Amaru, en Perú (1780-1781), que se extendería con igual rapidez. El resultado seria idéntico, detonar las contradicciones entre las clases en disputa.

La revolución

Luego de vencer una escasa resistencia en San Miguel el Grande, donde se le unió el ejército que comandaba Allende, avanzaron sobre Celaya que fue tomada con más de 50 mil hombres.

El 28 de septiembre toman Guanajuato después de que algunos españoles se atrincheraran en la Alhóndiga de Granaditas. La historia oficial habla de una gran batalla entre ambos bandos donde fue necesaria la participación de un minero (El Pipila) que quemo la puerta de la alhóndiga para que pasara el ejercito insurgente; lo cierto es que la furia de las masas explotadas llevo a una victoria contundente y una enorme masacre en Guanajuato que incluso espanto a sus mismos dirigentes. No era un movimiento conspirativo de algunos criollos sino una masiva y feroz rebelión campesina que amenazaba con destruir todo el sistema colonial.

Pronto se vieron al frente de millares de entusiastas insurgentes, no era un cuerpo bien armado y disciplinado, ni estaba provisto de alimentos, pese a su desorganización, avanzaron incontenibles. Después de tomar Celaya, Guanajuato y Valladolid, Hidalgo se dirigió a la capital del país, pasando antes por le monte de la Cruces, el cual divide a Toluca del Valle de México. Ahí sostuvo un duro enfrentamiento con las tropas realistas donde por cierto, participó como capitán Agustín de Iturbide. Tras la victoria del ejercito insurgente, que ya contaba con más de 100 mil combatientes, el camino estaba totalmente abierto para la toma de la ciudad de México, sin embargo, Hidalgo decide regresar a Valladolid y marchar a Guadalajara, a pesar de los consejos de Allende, del entusiasmo de las masas y de la enorme simpatía que había despertado en las clases explotadas de la ciudad de México que lo veían como un libertador. Posiblemente quería evitar un saqueo y una masacre como la de Guanajuato, lo cierto es que la toma de la ciudad se hubiera dado con relativa facilidad.

La revolución de 1810 había provocado un enorme temor a las masas por lo que peninsulares y criollos se unen para derrotar el movimiento popular, sin embargo, las contradicciones entre estos grupos seguian latentes; en ese momento se vio afectada toda la economía del país.

Finalmente el 21 de enero de 1811, las fuerzas insurgentes son derrotadas por el ejecito relista comandado por Calleja en la batalla del Puente de calderón. Los dirigentes lograron escapar por poco tiempo. Allende fue fucilado el 26 de junio de 1811 e Hidalgo el 30 de julio del mismo año. Las cabezas de Miguel Hidalgo, Allende, Aldama, y Jiménez fueron colocadas, en octubre, en los cuatro ángulos de la Alhóndiga de Granaditas, en Guanajuato, como amenaza para las masas campesinas para que no se volvieran a levantar; sin embargo la revolución no terminaría aquí. En el sur, Morelos pasó de guerrillas a un ejército muy disciplinado con el que toma Aculco, Oaxaca y Morelia, por su lado López Rayón, hace una junta en Zitácuaro y forma un congreso, mientras que Pedro Moreno sostenía la independencia en Jalisco. Fusilan a Morelos en 1815 y con él, se acaba el movimiento militar quedando a nivel de guerrillas campesinas que continuarían presentes durante los siguientes años.

El programa del movimiento y las necesidades de las masas

Durante todo el periodo colonial la hacienda era la unidad económica y el clero era el dueño de la mayoría, no había un proceso capitalista, el objetivo era tener poder, títulos de nobleza, etcétera, y no para obtener riquezas. Dentro de las haciendas había “Republica de Indios” donde los indígenas podían vivir con sus usos y costumbres y con la tierra comunal. Sin embargo, a pesar de la aparente protección de la propiedad indígena, había en el país alrededor de 4944 terratenientes, que por supuesto ocupaban las mejores tierras e imponían a los campesinos pobres condiciones de servidumbre.

En un primer momento, la lucha que inicia Hidalgo y Allende, no buscaba la Independencia desde el punto de vista liberal sino solamente la autonomía respecto a los funcionarios peninsulares, sin embargo el movimiento los empujaría más allá de lo que ellos mismos hubieran querido. El levantamiento de Hidalgo fue tomado por las masas explotadas como una oportunidad para liberarse de la opresión y la miseria que les imponían los terratenientes, tanto criollos como peninsulares, esto se vio reflejado en sus demandas.

El programa que defendía Hidalgo contemplaba: la abolición de la esclavitud, la confiscación de los bienes que pertenecían a los españoles, el reconocimiento del uso de las tierras como derecho exclusivo de sus dueños: los pueblos indígenas, y el cese de la contribución en tributos de las castas. Entre otras acciones políticas invitó a los criollos a dejar el ejército español a unirse al insurgente; incluso en Guadalajara se logro formar un gobierno independiente que logro llevar acabo este programa.

Estos acontecimientos escandalizaron tanto a españoles peninsulares como a criollos, a pesar de sus diferencias políticas y económicas se unen para derrotar el movimiento que había iniciado Hidalgo.

Por una parte la revolución de las clases más bajas había sido derrotada, sin embargo, la contradicción entre las diferentes clases altas se había agudizado a tal punto que hacia insostenible el viejo orden social.

Centroamérica

El temor a la independencia por la cual se lucha a muerte desde 1810 en México y Sudamérica condujo a tentar primero la magnifica utopía del constitucionalismo de Cádiz, sin embargo la reimplementación del absolutismo español en 1814, no solo quebró con rapidez este sueño sino que significo cárcel y represión para los liberales centroamericanos. La independencia sobrevino impuesta por las fuerzas externas más que por la voluntad de las clases o grupos autóctonos. En 1921 Iturbide puso fin a la insurrección popular e invito a las autoridades centroamericanas a adherirse a los principios del Plan de Iguala.

En los años precedentes la burocracia colonial significaba tampoco como inoperante conexión comercial entre Guatemala y Cádiz La bandera del libre comercio era agitada por los comerciantes del consulado de Guatemala

Los republicanos salvadoreños nunca aceptaron el acuerdo de la anexión por lo que las tropas mexicanas se enfrentan con los salvadoreños que son derrotados, sin embargo en esos mismos días cae derrotado Iturbide por una rebelión de los generales mexicanos debido a que Iturbide se había artado del parlamento y los disuelve declarándose Emperador y coronándose con el nombre de Agustin Iturbide.

Finalmente con la retirada española y la debilidad de México, la presencia británica se torno más manifiesta. Se trataba de intereses comerciales y también estratégicos (por el canal interoceánico), que acabaron endureciendo y aun enfrentando sutilmente a los centroamericanos.

Sudamérica

Entre tanto, Bolívar había logrado llevar la guerra hasta el corazón de la Nueva Granada, con la conquista de Bogotá (1819) y establecer, en el congreso de Angostura, la Nación Independiente de Colombia formada por los territorios de Venezuela y Nueva Granada bajo su control. Llego así el año de 1821 en el que no solo se perdió para la monarquía la Nueva España y Centroamérica, sino que ocurrió el hundimiento de las causas realistas en ultramar con la entrada triunfante a Lima de San Martín, en el mes de julio de 1821 y proclama la independencia. Ello se debió al desprestigio personal del Rey y al efecto acumulado de todos los errores de la monarquía.

La consumación

La independencia era una demanda que buscaban los criollos para poder desarrollar su riqueza pero el clero no estaba dispuesto a dejar sus privilegios por lo que sacan el plan de Iguala que proponía: Independencia y religión católica, declarando una monarquía constitucional, poniéndose Iturbide al frente del ejército. Con este plan sin guerra se acepta y se concreta la independencia de México en el año de 1821.

Si bien el movimiento guerrillero luego de la muerte de Morelos nunca ceso, es justo decir que el factor clave para la consumación de la independencia fuel terror de la aristocracia criolla a que las reformas liberales triunfaran en España y con ello se pusiera en entredicho el orden colonial en la Nueva España. El carácter conservador de dicha consumación expresada en el Plan de Iguala se refleja en el hecho de que Agustín de Iturbide se proclamara emperador con el nombre de Agustín I.

Finalmente el Plan de Iguala aseguro el poder de los terratenientes y la iglesia, en este sentido de cierta forma habían ganado los conservadores a pesar de las grandes luchas de los años pasados, esto probo que la fuerza que tenían aun era mucha. Posteriormente, la lucha por el control del Estado hundió al país en una guerra civil muy profunda que duraría casi medio siglo.

Las demandas por las cuales se levanto el movimiento revolucionario en 1810 estaban totalmente perdidas, en realidad no existían las condiciones para llevarlas acabo, las fuerzas productivas de la región, en ese tiempo, eran demasiado débiles para poder garantizar una verdadera solución a las grandes masas, las tareas de la revolución burguesa no se podían llevar a cabo en una situación de tal atraso y mucho menos sin el apoyo de las masas.

La revolución de 1810,a pesar de la consumación reaccionaria, se podría catalogar como una revolución burguesa inconclusa; el régimen semifeudal heredado de la colonia se mantuvo, pero el régimen político quedo totalmente desarmado. Se abrieron los espacios para que los movimientos populares del campo y sus caudillos, la mayoría de ellos bajo los ideales del liberalismo, irrumpieran una y otra vez generando un proceso continuo de revoluciones y contrarrevoluciones que se extendieron a lo largo de todo el siglo XIX.

Si bien Hidalgo y Morelos fueron derrotados su lucha al final triunfo con el triunfo de la revolución de Reforma en 1857. Por supuesto que hay que dejar claro que un movimiento revolucionario se tiene que enmarcar en su contexto histórico y sus alcances no se igualan al destino de sus protagonistas si no la proyección histórica que logran. La memoria historia que fue forjando la nación mexicana mantiene a Hidalgo y Morelos como un ejemplo de lucha y sacrificio y al consumador Agustín de Iturbide como un traidor. Así mismo el programa por el que lucharon no podía solucionarlos problemas de los explotados sino más bien liberar a las fuerzas productivas de las trabas que le significaban las relaciones semifeudales impuestas por España.

Hoy en día la situación no se centra en establecer medidas de corte liberal, sino mas bien en luchar por la transformación socialista de la sociedad

La revolución en México se esta extendiendo y puede llegar a tomar la fuerza de 1810 o 1910, las posibilidades de solucionar los problemas de las masas explotadas son muy fuertes, ya que ahora la fuerza de la clase obrera es enorme, el camino no será fácil, tendrá que haber fuertes batallas por arrebatarle el poder a la burguesía para poder construir un gobierno verdaderamente de los trabajadores y la juventud por lo que la única alternativa real es la lucha por una revolución socialista.

Sábado, 01 de septiembre de 2007

Escrito por: 

Comité de Redacción

Teoría Marxista: