You are here
Home > Juventud y Educación > Cañada Honda Aguascalientes, otro golpe al normalismo rural

Cañada Honda Aguascalientes, otro golpe al normalismo rural

Escrito por: Fanny Casillas Ilich

Una semana difícil para las normales rurales que deben luchar por que no desaparezca el proyecto educativo que la revolución mexicana ganó y con ello la educación para hijos de campesinos. Mientras exista pobreza las normales rurales tienen razón de ser.

El normalismo rural

Las Normales Rurales son el fruto de un profundo proyecto educativo después de la revolución mexicana como el IPN o la Universidad de Chapingo, para llevar educación pública y gratuita a los lugares más recónditos del país y acabar con el analfabetismo que la sociedad mexicana atravesaba en aquel periodo.

A diferencia del IPN, Las normales rurales han podido resguardar algunas conquistas que están desde su creación como los internados, matriculas gratuitas y su estructura organizativa independiente a las autoridades como es la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México FECSM, cuya organización estudiantil es de las más viejas en nuestro país.

Igual que al IPN, poco tiempo después de su aparición han intentado desaparecer a las normales o en todo caso desmembrarlas organizativamente, en los años 30s las normales fueron ubicadas regionalmente para cubrir las zonas rurales del país forjar profesores rurales, pero también personas que orientaran y empujaran la reforma agraria que de la mano acompañaba a las necesidades que exigía la post revolución. Jóvenes de entre 12 años y 17 fueron los primeros en sumarse al término de la primaria a las normales para formarlos y producto de ellos egresaban si profesores rurales, pero también jugaron un papel definitivo en las comunidades de origen al ser gestores de proyectos ejidatarios y organizadores sociales, estas habilidades los normalistas rurales las desarrollan en su proceso educativo al tener además del módulo profesional otros 4 módulos resultado de la estructura política de la FECSM , los cuales son:  político, cultural, deportivo económico este último para alcanzar ingresos independientes a los que el Estado da para solventar el comedor e internado de sus propios estudiantes.

Entre los años 1920 y 1941 las normales eran el vínculo entre el proyecto institucional post revolucionario y la vida en el campo. Las relaciones entre los normalistas y los aun caciques y demás figuras de explotación que dejó el Porfiriato entraron en constante choque. A la par la formación marxista leninista de la FECSM  y su papel en el desarrollo de sus comunidades con la reforma agraria,  colocaron en posiciones difíciles en algunos casos al proceso corporativista que empujaba el gobierno revolucionario. En los 40s habían al menos 36 normales rurales, sin embargo, el gobierno no era quien aportara mucho al desarrollo e infraestructura de estas, fueron más bien los jóvenes estudiantes y las comunidades quienes dotaron de vida a estas. Bajo ese tenor en 1941 estalló una huelga nacional para exigir aumento a la matrícula, garantizar el presupuesto para las becas que estas escuelas tienen, demanda que hoy en día sigue siendo vigente y que año con año el gobierno en turno olvida y hasta con sangre paga a los normalistas.

En 1968 ya solo quedaron 18 normales rurales producto de las reformas a la educación el cambio en la política general de industrializar al país y parar la reforma agraria, se cerraron talleres ejidales, cooperativas, cuando estalla el movimiento estudiantil en este año, cientos de jóvenes normalistas fueron detenidos en la ciudad de México y posterior hubo una cacería contra los normalistas como lo fue para los politécnicos o universitarios, al igual que el poli perdiera las pre-vocacionales las normales rurales se quedaron únicamente con 16 escuelas una señal que mando a todo estudiante del país, como si la masacre en Tlatelolco y las celdas en Lecumberri no fueran suficientes.

El normalismo rural en tiempos de la privatización

Año con año las normales rurales han tenido que sobrevivir con una jornada permanente de lucha, para exigir no se reduzca la matrícula, que no se recorte el presupuesto o impedir el cierre de alguna normal. Como en el caso del Mexe Hidalgo que desde hace 11 años ha permanecido cerrada o la pérdida del internado en Mactumatzá Chiapas que recientemente lograron recuperarlo. Está lógica del gobierno es desaparecer al normalismo rural y toda semilla que pueda desarrollar un espíritu que vaya en contra del propio origen del régimen.

En estas jornadas han asesinado a normalistas como el caso del 2011 en la pista del Sol o el del 2014 de la muerte de al menos 6 normalistas y la desaparición de 43 que conmocionó al mundo y puso al descubierto la cara del Estado mexicano.

La lucha de la Normal de Cañada Honda Aguascalientes

Desde el 31 de mayo la Normal Justo Sierra Méndez mejor conocida como Cañada Honda ubicada en el estado de Aguascalientes ha entrado en paro debido a las medidas que la autoridad estatal y federal han tomado: en primera instancia porque la matricula la han reducido de 120 a 100 lugares, se podría pensar que la reducción es mínima sin embargo 120 lugares al año en realidad es una burla para quienes no tienen dinero o acceso a seguir estudiando. La siguiente medida es que está matricula sea mixta, ya que la normal es únicamente para mujeres.

En realidad atrás de esta medida se esconde por una parte la desaparición del internado y del comedor en la normal , ya que con el presupuesto que se asigna aun así es insuficiente para cubrir la capacidad de las estudiantes en el internado , hay ocasiones que hay 3 jóvenes por cada habitación y por otra parte que está convocatoria ya no estaría en manos de la FECSM sino se realizaría una convocatoria externa lo que oculta el proceso de selección de los estudiantes y pondría una traba al requisito principal de la FECSM que es darle un lugar a los hijos de campesinos o personas que no tengan recursos para estudiar.

Lo que vemos con estas medidas que parecen inofensivas y que los medios pintan como exageradas es en realidad la desaparición del espíritu de la normal situándola en el escenario en donde el normalismo y magisterio más golpes han tenido en derechos laborales y ahora estudiantiles.

Movilizaciones, actividades político-culturales en el centro de Aguascalientes, mítines y demás han sido las actividades que se han realizado sin embargo la respuesta ha sido la cerrazón al dialogo incluso desde hace una semana la policía ha tratado de tomar la escuela, por lo que los habitantes de la periferia de Cañada han salido a respaldar a las estudiantes, incluso la FECSM ha movilizado delegaciones en apoyo para seguir la jornada de lucha.

Este viernes 9 de junio a un día de la conmemoración del jueves de corpus, fueron interceptados compañeros de la normal rural de Tiripetío Michoacán quienes se encontraban en Aguascalientes en apoyo de Cañada y la policía ha disparado a punta calada y hasta el momento se informan que al menos hay 26 estudiantes detenidos. La Jornada hasta las 10 pm publicó que ya han sido liberados los detenidos sin embargo no hay información clara del estado de los normalistas.

México se encuentra en sumergido en un Estado Bárbaro quien ocupa sus instituciones para uso legítimo de la violencia contra quienes se oponen a las políticas de miseria y piden una vida digna que el propio capitalismo es incapaz de ofrecer. Cretinos alardeando de que el Estado mexicano tiene garantías loables para los mexicanos son una cachetada para quienes a diario dan una batalla por seguir adelante.

Desde las Juventudes Marxistas lanzamos nuestro enérgico rechazo a la represión, violencia y a las políticas descaradas para desaparecer al normalismo rural.

Cerramos filas en las jornadas de lucha que Cañada Honda ha lanzado y llamamos a todas las organizaciones estudiantiles y políticas a cerrar filas y luchar contra este régimen de miseria que nada ofrece a los jóvenes y trabajadores.

Top